Alimentación infantil/Alergia a las proteínas de la leche de vaca

La leche de vaca es uno de los alimentos que causan alergia con más frecuencia en los niños, sobre todo antes de los 2 años de edad. En este texto se ofrece simplemente un breve resumen informativo; quienes deseen o necesiten saber más deberán consultar a profesionales y fuentes de información fiables.[1][2]

El tratamiento siempre debe estar dirigido por profesionales (pediatra, alergólogo, gastroenterólogo). Está basado en los siguientes principios:

  • Identificación del producto causante de la alergia.
  • Dieta de eliminación del producto implicado.
  • Conocer las fuentes de exposición; contrastar las etiquetas de los productos.

Si su hijo tiene una alergia alimentaria comprobada, nunca haga "pruebas de tolerancia" por su cuenta. Estas solo se deben hacer bajo indicación y control directo del alergólogo o gastroenterólogo en un centro sanitario.


Recomendaciones generalesEditar

Vea algunas recomendaciones generales en caso de niños con alergia a alimentos.


La leche de vacaEditar

 
Vaca asturiana

La leche de vaca contiene varias proteínas: la caseína (80% del total) y las proteínas del suero (20%) que incluyen a diversos tipos de albúminas y lactoferrina. En la alergia a las proteínas de la leche de vaca, la caseína y una betalactoalbúmina son los alérgenos responsables con más frecuencia.

Los pacientes alérgicos a la leche de vaca deben evitar, también, todos sus derivados: yogur, cuajada, queso, petitsuis, requesón, mantequilla, algunas margarinas, crema, crema agria, repostería, muchos tipos de galletas, chocolate con leche, papillas de bebé lacteadas, potitos con leche, etc.

El tratamiento consiste en usar leches especiales (hidrolizadas); estos productos reúnen suficientes garantías nutritivas y de seguridad.

La leche de vaca (oculta) en los productos manufacturadosEditar

Los productos manufacturados que contengan leche deben mencionarlo expresamente en el etiquetado según la normativa europea.[3]

Los alimentos en cuya composición figure alguno de los siguientes componentes pueden contener leche, y deben evitarse:

  • Albúmina, caseína, caseinato, colorante de caramelo, globulina, grasa de manteca, H4511, H4512 y H4513, lactoalbúmina, lactoglobulina, proteínas de suero, saborizante artificial, saborizante de caramelo, saborizante natural, solidificante, suero, suero en polvo y suero sin lactosa.
  • La lactosa si no está bien purificada puede contener trazas de proteínas de leche.


Ir al comienzo

Preguntas frecuentesEditar

 
Un vaso de leche

¿Y qué pasa con las leches de otros animales?Editar

La leche, quesos y otros derivados de otros animales rumiantes (cabra, oveja, búfala) contienen proteínas semejantes a la de vaca, por lo que no se recomiendan que los pacientes con alergia a la leche de vaca los consuma.[4][5]

¿Se puede consumir carne de ternera o buey?Editar

Es muy infrecuente (aunque puede ocurrir) que los alérgicos a la leche de la vaca lo sean también a la carne de ternera; el riesgo es menor sobre todo cuando se consume bien cocinada, porque la seroalbúmina bovina causante es termosensible y pierde capacidad alergénica cuando se somete a temperaturas altas.

¿Es lo mismo alergia a la leche de vaca que intolerancia a la lactosa?Editar

Debe diferenciarse la alergia a la leche de la intolerancia a la lactosa (carbohidrato, o sea azúcar, componente de la leche); estas dos situaciones no están relacionadas. Mientras que la primera es una enfermedad de naturaleza alérgica, la segunda (intolerancia a lactosa) no, ya que está producida por la deficiencia de una enzima que participa en la digestión de la lactosa.


Ir al comienzo

Alimentos permitidos y prohibidosEditar

Vea en la tabla siguiente una relación de alimentos permitidos y prohibidos, ordenados según el tipo de alimento.

Grupos de alimentos Alimentos permitidos Alimentos prohibidos
Leche y productos lácteos Fórmulas hidrolizadas (por prescripción médica) Leches para lactantes (de inicio, continuación o crecimiento), fórmulas hipoalergénicas, leche de vaca, cabra y oveja, leche evaporada o condensada, cualquier tipo de queso, requesón, cuajada, yogur, petitsuis, nata y otras cremas y postres
Carnes, pescados y huevos Cerdo, cordero, aves, conejo, huevos, pescados Ternera, buey (a menos que se haya comprobado su tolerancia)
Cuidado con la charcutería, los platos preparados y empanados
Pan, cereales y derivados Pan, cereales, harinas infantiles sin leche Harinas industriales, galletas, pan de molde y biscotes, pan de leche, bollos, gofres, crepes, etc., cereales de desayuno, pizzas, quiches
Patatas y legumbres Patatas sin elaborar, todo tipo de legumbres Algunos purés de patata en copos, platos preparados
Verduras Verduras frescas, en conserva, al natural, congeladas Platos preparados, salsas de tomate preparadas, guisos de verdura en conserva, ensaladas mixtas preparadas
Frutas Frutas frescas, en conserva, en compota Pastel de frutas, frutas gratinadas
Grasas Todos los aceites Mantequilla, margarinas, algunas vinagretas preparadas, salsas
Azúcares Azúcar, mermeladas, gelatina de frutas, miel, chocolate negro Bases para tartas preparadas, barritas de cereales, repostería con crema, pastelería, helados y cremas heladas, chocolate con leche, cacao en polvo
Bebidas Agua, infusiones, zumo de fruta Batidos, bebidas chocolateadas, zumos con leche
Varios Sopas preparadas, sandwiches, ensaladas y salsas preparadas


Ir al comienzo

Véase tambiénEditar


Ir al comienzo

ReferenciasEditar


Ir al comienzo

Para saber másEditar


Ir al comienzo

Enlaces externosEditar

Información general (pediatría, puericultura):

Blogs sobre alimentación y nutrición:

Estas direcciones se ofrecen a título informativo. No debe entenderse que las entidades citadas comparten alguna o ninguna de las recomendaciones de este texto.