Wikichicos/Los anfibios/La salamandra

Salamandra

La salamandra es un anfibio con cola. De hábitos terrestres, únicamente entra en el agua para parir. Es inconfundible, de fondo negro y manchas variadas amarillas muy intensas que pueden llegar a cubrir la casi totalidad del cuerpo. A veces también tiene manchas de color rojizo.

¿Cómo es?Editar

Los adultos miden entre 18 y 25 cm incluyendo la cola, siendo las hembras algo mayores. Tienen el cuerpo grueso y cola relativamente corta. Glándulas parótideas bien visibles en la cabeza.

La coloración es utilizada como una señal de advertencia para evitar ser atacada por posibles predadores. Su piel contiene pequeñas cantidades de sustancias tóxicas que irritan los ojos y boca de los predadores.

Las larvas tienen la cabeza más ancha que el cuerpo, Son de color oscuro, en la base de cada pata suele tener una pequeña mancha clara.

Larva de salamandra

¿Como vive?Editar

Es un animal de hábitos nocturnos, aunque puede verse activa de día si la humedad es alta —en días lluviosos o neblinosos—, y cuando la temperatura es fresca pero superior a los 3 ºC. Por el día se refugia bajo la hojarasca, troncos de árboles caídos o bajo piedras. Las larvas se encuentran en arroyos y fuentes de aguas limpias.

Hábitat de la salamandra

Aunque asociada a bosques de hoja caduca o mixtos, con arroyos limpios y bien sombreados, también aparece en los biotopos de contacto con estos bosques: roquedos, matorral, praderas, etc.

Se alimenta de arañas, gusanos, libélulas, babosas, ciempiés, huevos de insectos, huevos de rana y otros invertebrados pequeños.

¿ Cómo se reproducen?Editar

En general, es una especie ovovivípara, en la que las hembras paren larvas semidesarrolladas en el agua. Algunas subespecies son vivíparas y paren en tierra entre dos y ocho crías totalmente iguales a los padres. Las larvas tardan entre 2 y 6 meses en desarrollarse. El letargo invernal puede ser prolongado en las zonas de montaña más frías y la estivación variable en las zonas más secas.

¿Qué amenazas tiene?Editar

Sus mayores amenazas son la destrucción del hábitat y en consecuencia la fragmentación de las poblaciones, la introducción de predadores como salmónidos o el cangrejo rojo americano y, en áreas concretas, el atropello de adultos al cruzar vías de comunicación.

FuenteEditar


← El sapo La salamandra Portada →