Toxicología medicamentosa

IntoxicaciónEditar

La intoxicación causada por medicamentos como los alcaloides, drogas y estupefacientes en cigarrillo, puede influir en el comportamiento del ser humano y provocar que cometan algún delito.

Muchos medicamentos generan trastornos si se toma una dosis que supera cierto límite. Según el tipo de medicamento o droga, estos efectos son más o menos graves. Por ejemplo, la indigestión de algunos tranquilizantes en dosis altas puede producir la muerte. Sin embargo, a veces una dosis normal, o incluso baja, puede producir efector tóxicos en personas que padecen enfermedades graves de los órganos encargados de metabolizar y eliminar el medicamento: el riñón y el hígado. Si se administra una dosis habitual de un medicamento a un enfermo cuyo riñones no son capaces de filtrar y excretar como una persona sana la sustancias que le llegan, este medicamento seguirá acumulando en su organismo, y se irán sumando las diferentes tomas que se vayan a administrar, y ocurrirá lo mismo que si hubiese tomado una dosis excesiva. Por eso, los médicos disminuyen las dosis de ciertos fármacos a los enfermos con disfunción del riñón o del hígado, para evitar que se acumulen y den lugar a mayores efectos tóxicos.[1]

ReferenciasEditar

  1. ➢ Córdoba P. Darío. (2006). Toxicología. 5ª edición. Editorial Manual Moderno. Bogotá, Colombia