Sistema político del Reino Unido/Estuardo

Royal Coat of Arms of the United Kingdom (HM Government).svg

Estuardo (1603-1714)
Índice | Siguiente capítulo

Jaime IEditar

Con la muerte de Isabel en 1603, las Coronas de Inglaterra y Escocia se unieron bajo el mando de Jaime I. Uno de los primeros actos de Jaime como rey fue concluir la participación de los ingleses en la Guerra de los Ochenta Años, también llamada Revuelta Holandesa y firmó el Tratado de Londres, haciendo así la paz con España en 1604.

Jaime I tuvo dificultades significativas con la estructura parlamentaria inglesa. Como rey de Escocia, no estaba acostumbrado a las críticas del Parlamento y creía firmemente en el derecho divino de los reyes. Sin embargo, según la ley inglesa, era imposible que el rey recaudara impuestos sin el consentimiento del Parlamento, por lo que tuvo que tolerarlo durante algún tiempo.

Carlos IEditar

Carlos I gobernó en un momento en que Europa avanzaba hacia los monarcas absolutos. El gobernante francés, Luis XIV, personificó este absolutismo y compartiendo la creencia de su padre en el derecho divino de los reyes, también se movió hacia políticas absolutistas.

Carlos entró en conflicto con el Parlamento sobre la cuestión de los hugonotes, protestantes franceses, cuando Luis XIV comenzó una persecución de los hugonotes y aunque Carlos envió una expedición a La Rochelle para ayudar a los residentes protestantes. El esfuerzo, sin embargo, fue desastroso, lo que llevó al Parlamento a criticarlo más. En 1628, la Cámara de los Comunes emitió la Petición de Derecho, que exigía que dejara de usar el poder arbitrario.

En 1629, Carlos disolvió el Parlamento. Gobernó solo durante los siguientes once años, lo que a veces se conoce como los once años de tiranía o gobierno personal. Dado que se requería la aprobación parlamentaria para imponer impuestos, tuvo serias dificultades para mantener el funcionamiento del gobierno e impuso varios impuestos él mismo; considerados en general como ilegales.

En 1641, Carlos entró en la Cámara de los Comunes con guardias armados para arrestar a sus enemigos parlamentarios. Sin embargo, ya habían huido y el Parlamento se tomó muy en serio la violación de sus instalaciones. (Desde Carlos, ningún monarca inglés ha intentado poner un pie en la Cámara de los Comunes). Con todos estos inconvenientes hubo una guerra civil y el rey fue considerado culpable por defecto de alta traición y fue ejecutado el 30 de enero de 1649.

Oliver y Ricardo CromwellEditar

Al principio, Oliver Cromwell gobernó junto con el Parlamento republicano. Sin embargo, después de la ejecución de Carlos, el Parlamento se separo. En 1653, suspendió el Parlamento y comenzó varios años de gobierno como dictador. Más tarde, el Parlamento en 1657 se ofreció a nombrar Rey a Cromwell pero frente a la oposición de sus propios oficiales militares superiores, Cromwell se negó y fue nombrado Lord Protector.

Cromwell murió en 1658 y fue sucedido por su hijo Ricardo, un político extremadamente torpe que abdicó rápidamente y el Parlamento decidió restablecer la monarquía invitando al hijo de Carlos I.

Carlos IIEditar

Carlos II emitió la Declaración de Breda, en la que describía sus condiciones para regresar al Trono. El Parlamento Largo, que se había convocado en 1640, finalmente se disolvió. Se eligió un nuevo Parlamento, llamado Parlamento de la Convención; era mucho más favorable para la Realeza.

Carlos II también disolvió el Parlamento de la Convención y apoyo el Parlamento Cavalier, este duró diecisiete años sin elecciones antes de ser disuelto. Durante su largo mandato, el Parlamento promulgó varias leyes importantes, incluidas muchas que reprimieron la disidencia religiosa como El Acta de Uniformidad, el uso del Libro de Oración Común de la Iglesia de Inglaterra, la Ley del Conventículo que prohibía las asambleas religiosas de más de cinco miembros, excepto bajo la Iglesia de Inglaterra, la Ley de las Cinco Millas que prohibió a los no miembros de la Iglesia de Inglaterra vivir en ciudades con un Estatuto Real y una Declaracion Real de Indulgencia hacia los católicos. Carlos II en 1685 se convirtió al catolicismo al morir.

Jaime IIEditar

Jaime se hizo muy impopular al nombrar funcionarios católicos, especialmente en Irlanda. Más tarde, estableció un ejército permanente en tiempos de paz, lo que alarmó a muchos protestantes. La rebelión, sin embargo, no ocurrió porque la gente confiaba en la hija de Jaime, María, una protestante. En 1688, sin embargo, Jaime tuvo un hijo, que fue educado como católico. Dado que el lugar de María en la línea de sucesión se redujo, y una dinastía católica en Inglaterra parecía inevitable, los "Siete Inmortales": el duque de Devonshire, el conde de Danby, el conde de Shrewsbury, el vizconde Lumley, el obispo de Londres, Edward Russell y Henry Sidney — conspiraron para reemplazar a Jaime y su hijo con María y su esposo holandés Guillermo Orange.

Guillermo Orange y MaríaEditar

En 1689, el Parlamento de Inglaterra declaró en la Carta de Derechos inglesa, uno de los documentos constitucionales más importantes de la historia británica, que exige que el soberano no pueda negar ciertos derechos, como la libertad de expresión en el Parlamento, la libertad de tributación sin el consentimiento del Parlamento y prohíbe castigos crueles e inusuales.

Durante la primera parte del reinado, María administró el gobierno mientras que William controló el ejército. De manera impopular, William nombró a personas de su Holanda natal como oficiales en el ejército inglés y la Marina Real. Además, utilizó recursos militares ingleses para proteger a los Países Bajos. En 1694, después de la muerte de la reina María por viruela, William continuó gobernando como único soberano. En 1701 se aprobó El Acta de Asentamiento que prohibió el trono a los no protestantes y a los que se casaban con católicos.

AnaEditar

En 1707, el parlamento y los estados escoceses aprobaron el Acta de Unión, a pesar de las protestas masivas en Escocia. La ley combinó Inglaterra y Escocia en un solo Reino de Gran Bretaña, eliminó el Parlamento y los Estados y los reemplazó con un Parlamento de Gran Bretaña. Escocia tenía derecho a elegir cierto número de miembros de la Cámara de los Comunes. Además, se le permitió enviar a dieciséis de sus compañeros a sentarse junto con todos los compañeros ingleses en la Cámara de los Lores. La ley también garantizaba a Escocia el derecho a conservar su propio sistema jurídico.

Ana es a menudo recordada como la última monarca británica en negar el consentimiento real a un proyecto de ley, lo que hizo en 1707 con un proyecto de ley de la milicia. Murió sin hijos en 1714, para ser reemplazada por Jorge I, elector de Hannover, cuya madre, Sofía, había muerto unas semanas antes.