Historia de Europa/La Revolución Francesa

Época de cambiosEditar

 
María Antonieta y sus hijos

La revolución francesa de 1789 es reconocida como uno de los eventos más importantes en la historia del mundo. Marca la sublevación de la tercera clase, después de siglos pagando altos impuestos al Rey.

El impacto de la revolución sería muy grande por lo que sirvió de ejemplo a las revoluciones posteriores de 1830, 1848 y muchas otras.

La revolución estuvo centrada (en su auge) en torno al débil Luis XVI y la inmadura reina María Antonieta con el lujoso estilo de vida de la corte en Versalles.En ese momento, el pueblo estaba descontento con las condiciones de vida bajo la monarquía absoluta de Luis XVI y sobre todo odiaba a su esposa, María Antonieta, refiriéndose a ella en muchas ocasiones como "la puta austriaca."

Por último, la Revolución Francesa fue un período en el que los problemas sociales, económicos y políticos se juntaron cuando las circunstancias eran propicias para cambiar.

El pueblo francés en 1789 estaba siendo influenciado por los medios de comunicación, que de ninguna manera ayudaron en la situación. La prensa crea historias de la "Reina Malvada," despilfarradora, que malgastaba el dinero público y sus muchos amoríos, lo que la hizo muy impopular entre la población francesa.

 
La muerte de Marat por Jacques-Louis David

El día 6 de octubre de 1789 marca el inicio de la Revolución, cuando cientos de mujeres de los mercados (y hombres vestidos de mujer) marcharon hacia el palacio de Versalles para exigir la cabeza de la reina y el retorno inmediato del rey a París. Las mujeres tuvieron éxito en obtener la vuelta de la familia real, aunque no lograron asesinar a la reina, lo que perseguían. La situación empeoró cuando el "Reinado del Terror" llegó al poder.

Júntase a esto la llamada Revolución Diplomática. Qué es un término aplicado a la reversión de las viejas alianzas diplomáticas al principio de la paz de Aix-la-Chapelle con la que concluyó la Guerra de Sucesión de Austria en 1748.

Las tradicionales alianzas de Francia y Prusia contra Gran Bretaña y Austria cambiaron a Francia y Austria contra Gran Bretaña y Prusia. Con el fin de consumar la alianza, María Teresa de Austria se casó a su hija, María Antonieta, con Luis XVI, heredero al trono francés.

NeoclasicismoEditar

El Neoclasicismo apareció por primera vez a principios del siglo XVIII. El movimiento estuvo influenciado por la Ilustración, haciendo hincapié en la razón y el orden en oposición a los sentimientos del barroco o del rococó. En el arte neoclásico, los colores llamativos reemplazaron a los tonos pasteles de las generaciones anteriores de arte.

Tal vez el más famoso artista neoclásico fue Jacques Louis David, que pintó para los revolucionarios de la Revolución Francesa y para Napoleón Bonaparte.

Los precursores de la Revolución FrancesaEditar

Innumerables ideas de la Ilustración contribuyeron a la Revolución Francesa. Las ideas de Locke de derrocar a los gobiernos que no respetaran el contrato social y las ideas de la voluntad general de Rousseau así como la falta del gobierno francés de representar esta voluntad, fueron factores capitales.

La Ilustración también criticó la religión, especialmente el catolicismo, atacando directamente la teoría del derecho divino en el que Luis XVI se había basado para justificar su reinado.

 
Apertura de los Estados Generales

Al mismo tiempo hubo una gran escasez de alimentos en toda Francia, una guerra constante, el odio que engendra la desigualdad social y una reina y un rey débiles. Por otra parte, un invierno muy frío dio lugar a una mala cosecha y a la falta de alimentos, especialmente pan, causando pobreza, muerte y destrucción.

La chispa de la Revolución Francesa, sin embargo, fue la crisis financiera en Francia. Este problema se originó a partir de una gran variedad de factores. Uno de los más destacados fue el hecho de que los nobles no tenían que pagar impuestos y resistieron todos los intentos del rey por imponérselos.

Francia también tenía una deuda acumulada por las ayudas a la Revolución Americana, así como la debida a la Guerra de los Siete Años. Por último, los cobradores de impuestos franceses eran corruptos. Como resultado, Luis llamó a los Estados Generales para que prestasen auxilio y resolvieran la crisis financiera.

Los Estados Generales fueron divididos en tres y cada uno tenía el mismo número de representantes:

  • El primer Estado se componía de clérigos.
  • El segundo Estado estaba formado por nobles.
  • El tercer Estado se componía de comerciantes y clases populares, que representa al menos el 98% de la población.

El tercer Estado furioso con su representación desproporcionada y la incapacidad para actuar de acuerdo a sus necesidades se rebeló y se declaró como la Asamblea Nacional. Tres días más tarde, los miembros del tercer Estado hicieron el juramento del juego de Pelota, jurando lealtad a la nación francesa y esbozando una lista de quejas contra el rey. Su objetivo era representar democráticamente la voluntad del pueblo y dar una constitución democrática para el pueblo y guiándose claramente en la Revolución de 1688 en Inglaterra.

Por primera vez, la guerra puso a las diferentes clases sociales cara a cara - uniéndose el clero y el común contra los nobles. La igualdad social y el inmovilismo social fueron una de las causas principales de la Revolución.

Fin de la familia realEditar

 
María Teresa y Luís Carlos de Francia

El rey Luís XVI, María Antonieta y sus dos hijos (María Teresa de 11 años y Luís Carlos 4 años) aterrorizados, junto con la hermana del rey Madame Elizabeth, huyeron de las Tullerías. Sin embargo, al día siguiente cometió la imprudencia de dejarse ver, fue arrestado en Varennes por un oficial del pueblo y devuelto a París escoltado por la guardia. A su regreso a París el pueblo se mantuvo en silencio, y la familia real permaneció bajo custodia.

 
Luis XVI y el abate Edgeworth Firmont al pie del cadalso, el 21 de enero de 1793.

Los siguientes cuatro años de vida de la familia real fueron de angustia y esperanza. A pesar de los esfuerzos de la familia austríaca de la reina y de los amigos cercanos del rey y la reina, como el Conde Ferson o el Conde Mercy, y de un intento fallido de rescate, permanecieron prisioneros. La familia real fue testigo del terror de la Revolución Francesa, el sobrino de la Reina subió al trono de Austria en 1792 y entonces era emperador, pero no se molestó en ayudar a una tía que no había conocido en su vida.

En 1792 se abolió la monarquía en favor de la República y el rey fue juzgado en enero de 1793, acusado de traición y condenado a muerte en la guillotina. El 21 de enero el rey fue ejecutado. Finalmente, cuatro años después de la revolución fue ejecutada la reina María Antonieta en la guillotina el 16 de octubre 1793. Madame Elizabeth siguió a su hermano y a su cuñada y fue ejecutada un año más tarde. Luis Carlos murió solo en su celda en 1795 (tenía 10 años).

 
Saint Denis, monumento funerario de Luís XVI y María Antonieta

María Teresa sobrevivió a la revolución y vivió hasta 1850, convirtiéndose en reina de Francia durante 20 minutos y con el título que su madre convirtió en icónico Delfin de Francia. Murió en Austria, vivió la mayor parte de su vida en el exilio en varios lugares, Escocia, Kent y Austria. Volvió a Francia por un corto tiempo y tuvo que exiliarse obligada por Napoleón, que dijo de ella que había sido el único hombre de la familia, cuando María Teresa reunió un ejército y se negó a salir de Francia.

Toma de la BastillaEditar

El 14 de julio de 1789, la turba de París tomó la Bastilla.

Aunque sólo había siete prisioneros dentro de sus murallas, este acontecimiento fue esencial porque simboliza que el pueblo ya no estaba bajo el poder de los nobles y el rey, o el levantamiento de la población contra la tiranía del absolutismo.

La Toma de la Bastilla también simboliza no sólo la primera vez y que sin duda no sería la última, durante la revolución, que los levantamientos populares deberían producirse y actuar fuera del sistema legal.

Los levantamientos, llamados en Francia journées, resultarían extremadamente influyente en la opinión pública y también la causa de que los legisladores aprobaran muchas leyes importantes pues no quería correr el riesgo de una masiva revuelta popular en contra de la controlada revolución burguesa.

 
Toma de la Bastilla el 14 de julio 1789

Por lo tanto los revolucionarios franceses establecieron un nuevo gobierno con el fin de lograr lo que querían.

Asamblea Nacional 1789-1791Editar

Los miembros de la Asamblea Nacional procedían de los miembros tercer Estado, de los Estados Generales. Tendían a ser de clase media alta o e la burguesía, y fueron llamados "jacobinos", ya que se reunían normalmente en los clubes jacobinos para discutir la Revolución.

El tercer estado más bajo, el resto de los ciudadanos, dirigió el brazo armado de la Revolución y de la Asamblea Nacional en esta época. Sin embargo, no tomaron parte en el gobierno. La clase media urbana dirigió la Toma de la Bastilla y la marcha hacia Versalles.

Esfuerzos para reconstruir la sociedadEditar

La Asamblea Nacional adoptó una serie de medidas para reformar la sociedad. Estableció la igualdad social y firmó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que era un contrato social. Proporcionó libertad de religión, la igualdad ante los impuestos, la igualdad jurídica y la libertad de prensa y de expresión.

Redactó una Constitución que establecía una monarquía constitucional con un parlamento. El Parlamento debía ser dirigido por la burguesía, que fue considerada formadora de ciudadanos "activos", mientras que el resto de los ciudadanos se consideraban ciudadanos "pasivos" y no tenían derecho a participar en el gobierno.

Los cargos públicos se abrieron al progreso basado en el mérito.

Por último, la Asamblea Nacional estableció la Constitución Civil del Clero (1790), en la que los clérigos se vieron obligados a hacer el juramento en 1791.

Esta constitución civil, para nacionalizar las propiedades de la iglesia, abolió los votos religiosos y convertía a todo el clero de la iglesia, incluyendo monjes y monjas, en funcionarios públicos, que recibían una paga por sus tareas, no de Roma, sino de París.

A pesar de que fue bien recibida inicialmente por muchos franceses, que aplaudieron el control de la iglesia por la nación, los castigos subsecuentes tomados en contra de los clérigos que no aceptaron tomar el juramento (llamados clérigos refractarios), fue la causa de un gran resentimiento en las provincias occidentales, y fue una de las causas de la revuelta de la Vendée en 1793.

 
Jean Denis conde de Lanjuinais en la tribuna de la Convención

Asamblea Legislativa 1791-1792Editar

Las medidas adoptadas por la Asamblea Nacional establecieron lo que se suponía que era una monarquía constitucional permanente, la Asamblea Legislativa, con Luis XVI como monarca.

Sin embargo, la Asamblea Legislativa fracasó muy pronto debido a una serie de factores. El grupo formado por tercer estado más bajo se sintió políticamente abandonado por la burguesía.

Además, la Asamblea Legislativa no logró mitigar los problemas con la comida y el desempleo. En respuesta, los trabajadores franceses, o sans-culottes, se levantaron contra la Asamblea Legislativa.

La guerra con Austria y PrusiaEditar

Los nobles emigrados que habían huido de Francia durante la Revolución querían que Austria aplastase la revolución. Al mismo tiempo otras naciones temían revoluciones en sus propios territorios. Austria firmó la Declaración de Pillnitz (1791), en la que se estableció que si las otras potencias atacaban a Francia, Austria también lo haría. Los franceses interpretaron esto como una posible declaración de guerra.

El Manifiesto de Brunswick (1792) realizado por Prusia decía que los prusianos castigarían a los ciudadanos de París si hacían algo en contra de Luis XVI y María Antonieta.

Prusia y Austria se unieron para formar un contrapeso que debilitara a Francia. Las amenazas de guerra contribuyeron también a la caída del gobierno recién formado.

Convención Nacional 1792-1795Editar

 
Retrato anônimo de Maximilien Robespierre, 1793 (Museu Carnavalet).

La Convención fue una república de emergencia con el sufragio universal masculino. El comité principal de la convención fue el Comité de Seguridad Pública, que trabajó para perseguir a los disidentes y proteger la revolución. El Comité fue encabezado por Maximilien Robespierre. La dirección de la Convención se dividió en dos facciones: la montaña, que era más radical y en la que se incluía Robespierre, y la llanura o pantano, que era más o menos radical.

La Convención tenía algunos problemas por resolver. En primer lugar, y quizás el más importante, la participación activa en la guerra contra Prusia y Austria. Instituyeron el primer reclutamiento llamado levee en masse, y entre las tropas surgió un sentimiento nacionalista . En 1794, el ejército francés invadió Austria y tuvo éxito.

La Convención necesitaba reconstruir la sociedad. Sus miembros establecieron la "descristianización", que era esencialmente la extinción del cristianismo en Francia. Necesitaba también solucionar el problema de la falta de alimentos, y estableció el "General Maximum" que controlaba el precio del pan y de los salarios. Por último, la Convención tenía que parar la Contra-Revolución y redactar una nueva constitución.

Durante un período conocido como "El Terror", Robespierre y el Comité de Salud Pública utilizaron la guillotina recién inventada para terminar con todos los contrarrevolucionarios, por lo que las cifras llegaron a los miles.

La Convención redactó, con éxito, una nueva constitución, el establecimiento de un gobierno conocido como directorio como república permanente. El 27 de julio (9 thermidor, el calendario revolucionario) de 1794, el propio Robespierre fue detenido y ejecutado al día siguiente. La "reacción termidoriana" resultante fue una respuesta al giro de Francia hacia la izquierda, durante el cual el gobierno quedó momentáneamente hacia la derecha y, finalmente, se volvió hacia el centro. Los jacobinos y la Montaña fueron reemplazados por los moderados girondinos (burgueses) y los miembros de la Montaña fueron ejecutados.

Directorio 1795-1799Editar

Fue la primera república constitucional, tenía un cuerpo ejecutivo de cinco consejeros, así como una legislatura bicameral compuesta por el Consejo de Ancianos y el Consejo de los 500.

En 1797, se realizaron las primeras elecciones libres y el pueblo de Francia sorprendió a los miembros del atónito Directorio, eligiendo una mayoría de monárquicos para la legislatura.

No dispuestos a correr el riesgo de perder todo lo que habían logrado desde 1789, miembros del ala izquierda de la legislatura, en combinación con el apoyo de los militares, eliminaron del Directorio a los miembros de la derecha en el golpe del 18 Fructidor golpe. Este golpe de Estado estableció una dictadura controlada por los directores del ala izquierdista.

De cualquier manera, el pueblo tenía miedo de la vuelta del Terror, por lo que cuando Napoleón Bonaparte y el abate Sieyès llevaron a cabo el golpe de Estado del 18 de Brumario para poner fin al Directorio y en su lugar,establecer el Consulado hubo poca oposición.

← La Ilustración La Revolución Francesa Napoleón Bonaparte y los nacionalismos →