Grandes biografías/Qin Shi Huangdi

Qin Shi HuangdiEditar

 
Qin Shi Huangdi, poseyó una locura extremista por alcanzar la vida eterna que, curiosamente, el remedio con esta cualidad, más bien le provocó, su propia muerte

Paranoico, cruel, obsesivo, enloquecido, supersticioso, egocentrista, tirano..., fue la personalidad que caracterizó al primer emperador de China. Podríamos decir que cometió un acto vandálico: suicidio; sí, porque, irónicamente, el cáliz que le proveería la vida eterna, no resultó más que un veneno, provocando así su muerte natural. Era tal su obsesión por alcanzar la inmortalidad que, ordenó con su mano dura de dictador construir un mausoleo de tales dimensiones que, hoy su apariencia nos parecería un tanto ficticia. Durante la época de este emperador se construyó la Muralla China en la que murieron miles de trabajadores.