Fisiología humana/Sistema endocrino

Introducción al sistema endocrinoEditar

El sistema endocrino es un sistema de control de glándulas sin ductos que secretan hormonas dentro de órganos específicos. Las hormonas actúan como "mensajeros" y son llevadas por el torrente sanguíneo a diferentes células del cuerpo que interpretan estos mensajes y actúan según ellos.

Parece una idea descabellada que una pequeña sustancia química puede entrar al torrente sanguíneo y causar una acción en un lugar distante en el cuerpo. Sin embargo, esto ocurre en nuestros cuerpos continuamente. La capacidad de mantener la homeostasis y responder a los estímulos se debe principalmente a las hormonas secretadas dentro del cuerpo. Sin hormonas, no podríamos crecer, mantener una temperatura constante, producir descendencia o realizar las acciones y funciones básicas que son esenciales para la vida.

El sistema endocrino proporciona una conexión electroquímica desde el hipotálamo del cerebro a todos los órganos que controlan el metabolismo, el crecimiento y el desarrollo del cuerpo, y la reproducción.

Existen dos tipos de hormonas secretadas en el sistema endocrino: hormonas esteroides (o basadas en lípidos) y no esteroides (o basadas en proteínas).

El sistema endocrino regula sus hormonas a través de la retroalimentación negativa, excepto en casos muy específicos como el parto. Los aumentos en la actividad hormonal disminuyen la producción de esa hormona. El sistema inmune y otros factores también contribuyen como factores de control, manteniendo en conjunto niveles constantes de hormonas.

Tipos de glándulasEditar

 
Glándulas endocrinas mayores. (Hombre a la izquierda, mujer a la derecha) 1. Glándula pineal 2. Glándula pituitaria 3. Glándula tiroides 4. Timo 5. Glándula suprarrenal 6. Páncreas 7. Ovario 8. Testículos

Las "glándulas exocrinas" son aquellas que liberan sus secreciones celulares a través de un conducto que desemboca en el exterior o en la luz (espacio interno vacío) de un órgano. Estos incluyen ciertas glándulas sudoríparas, glándulas salivales y pancreáticas, y glándulas mamarias. No se consideran una parte del sistema endocrino.

Las "glándulas endocrinas" son aquellas glándulas que no tienen conductos y liberan sus secreciones directamente en el fluido intercelular o en la sangre. El conjunto de glándulas endocrinas conforma el sistema endocrino.

1, Las glándulas endocrinas principales son la hipófisis (lóbulos anterior y posterior), tiroides, paratiroidea, adrenal (corteza y médula), páncreas y gónadas.
2, La glándula pituitaria está unida al hipotálamo del cerebro anterior inferior.
3, La glándula tiroides consiste en dos masas laterales, conectadas por un puente cruzado, que están unidas a la tráquea. Están ligeramente por debajo de la laringe.
4, Las glándulas paratiroides son cuatro masas de tejido, dos incrustadas en cada porción posterior de la glándula tiroides.
5, una glándula suprarrenal se encuentra en la parte superior de cada riñón. La corteza es la capa externa de la glándula suprarrenal. La médula es el núcleo interno.
6, El páncreas se encuentra a lo largo de la curvatura inferior del estómago, cerca de donde se encuentra con la primera región del intestino delgado, el duodeno.
7, Las gónadas (ovarios y testículos) se encuentran en la cavidad pélvica.

Hormonas y sus tiposEditar

Una hormona es un tipo de señal química. Son un medio de comunicación entre células.

El sistema endocrino produce hormonas que son fundamentales para mantener la homeostasis y regular la reproducción y el desarrollo. Una hormona es un mensajero químico producido por una célula y que produce un cambio específico en la actividad celular de otras células (células diana). A diferencia de las glándulas exocrinas (que producen sustancias como la saliva, la leche, el ácido estomacal y las enzimas digestivas), las glándulas endocrinas no secretan sustancias en los conductos (tubos). En cambio, las glándulas endocrinas secretan sus hormonas directamente en el espacio extracelular circundante. Las hormonas luego se difunden a los capilares cercanos y son transportadas por todo el cuerpo en la sangre.

Los sistemas endocrino y nervioso a menudo trabajan hacia el mismo objetivo. Ambos influyen en otras células con sustancias químicas (hormonas y neurotransmisores). Sin embargo, alcanzan sus objetivos de manera diferente. Los neurotransmisores actúan inmediatamente (en milisegundos) en los músculos, glándulas u otras células nerviosas adyacentes, y su efecto es de corta duración. Por el contrario, las hormonas tardan más en producir el efecto deseado (segundos a días), pueden afectar a cualquier célula, cercana o distante, y producen efectos que duran tanto como permanecen en la sangre, lo que puede durar hasta varias horas.

En la siguiente tabla, están las principales hormonas, su objetivo y su función una vez en la célula objetivo.

Glándula endocrina Hormona liberada Clase de productos químicos Tejido diana/Órgano Función principal de la hormona
Hipotálamo Hormonas hipotalámicas liberadoras e inhibidoras Péptido Pituitaria anterior Regula la hormona pituitaria anterior
Pituitaria posterior Antidiurética (ADH) Péptido Riñones Estimula la reabsorción de agua por los riñones
Oxitocina Péptido Útero, glándulas mamarias Estimula las contracciones musculares uterinas y la liberación de leche por las glándulas mamarias
Pituitaria anterior Tiroidea estimulante (TSH) Glicoproteína Tiroides Estimula la tiroides
Adrenocorticotrofina (ACTH) Péptido Corteza suprarrenal Estimula la corteza suprarrenal
Gonadotropina (FSH, LH) Glicoproteína Gónadas Producción de huevo y esperma, producción de hormonas sexuales
Prolactina (PRL) Proteína Glándulas mamarias Producción de leche
Crecimiento (GH) Proteína Tejido blando, huesos División celular, síntesis de proteínas y crecimiento óseo
Tiroides Tiroxina (T4) y triyodotironina (T3) Aminoácido yodado Todo el tejido Aumentar la tasa metabólica, regular el crecimiento y el desarrollo
Calcitonina Péptido Huesos, riñones e intestinos Disminuye el nivel de calcio en la sangre
Paratiroides Paratiroides (PTH) Péptido Huesos, riñones e intestinos Aumenta el nivel de calcio en la sangre
Cortex adrenal Glucocorticoides (cortisol) Esteroide Todo el tejido Aumentar el nivel de glucosa en sangre, estimular la descomposición de la proteína
Mineralocorticoides (aldosterona) Esteroide Riñones Reabsorber sodio y excretar potasio
Hormonas sexuales Esteroide Gónadas, piel, músculos y huesos Estimula los órganos reproductivos y el desarrollo de las características sexuales
Médula suprarrenal Epinefrina y norepinefrina Aminoácido modificado Cardíacos y otros músculos Excretado en situaciones de emergencia, aumenta el nivel de glucosa en sangre, respuesta de "lucha o huida"
Páncreas Insulina Proteína Hígado, músculos, tejido adiposo Reduce los niveles de glucosa en sangre, promueve la formación de glucógeno
Glucagón Proteína Hígado, músculos, tejido adiposo Aumenta los niveles de glucosa en sangre
Testículos Andrógenos (testosterona) Esteroide Gónadas, piel, músculos y huesos Estimula las características del sexo masculino
Ovarios Estrógeno y progesterona Esteroide Gónadas, piel, músculos y huesos Estimula las características sexuales femeninas
Timo Timosina Péptido Linfocitos T Estimula la producción y la maduración de los linfocitos T
Glándula pineal Melatonina Aminoácido modificado Cerebro Controla los ritmos circadianos y circanuales, posiblemente involucrada en la maduración de los órganos sexuales

Las hormonas se pueden clasificar químicamente en cuatro grupos:

  1. Derivadas de aminoácidos: hormonas que son aminoácidos modificados.
  2. Hormonas peptídicas: hormonas que son cadenas de aminoácidos de menos de o más de 100 aminoácidos, respectivamente. Algunas hormonas proteicas son en realidad glicoproteínas que contienen glucosa u otros grupos de carbohidratos.
  3. Esteroides: hormonas que son lípidos sintetizados a partir del colesterol. Los esteroides se caracterizan por cuatro anillos de carbohidratos entrelazados.
  4. Eicosanoides: son lípidos sintetizados a partir de las cadenas de ácidos grasos de los fosfolípidos que se encuentran en la membrana plasmática.

Las hormonas que circulan en la sangre se difunden en los fluidos intersticiales que rodean la célula. Las células con receptores específicos para una hormona responden con una acción apropiada para la célula. Debido a la especificidad de la hormona y la célula diana, los efectos producidos por una sola hormona pueden variar entre diferentes tipos de células diana.

Las hormonas activan las células diana por uno de dos métodos, dependiendo de la naturaleza química de la hormona.

  • Las hormonas liposolubles (hormonas esteroides y hormonas de la glándula tiroides) se difunden a través de las membranas celulares de las células diana. La hormona soluble en lípidos se une a una proteína receptora que, a su vez, activa un segmento de ADN que activa genes específicos. Las proteínas producidas como resultado de la transcripción de los genes y la traducción posterior de ARNm actúan como enzimas que regulan la actividad celular fisiológica específica.
  • Las hormonas solubles en agua (polipéptido, proteína y la mayoría de las hormonas de aminoácidos) se unen a una proteína receptora en la membrana plasmática de la célula. La proteína receptora, a su vez, estimula la producción de uno de los siguientes segundos mensajeros:
El AMP cíclico (cAMP) se produce cuando la proteína del receptor activa otra proteína unida a la membrana llamada proteína G. La proteína G activa la adenilato ciclasa, la enzima que cataliza la producción de cAMP a partir del ATP. El AMP cíclico desencadena una enzima que genera cambios celulares específicos.
El inositol trifosfato (IP3) se produce a partir de fosfolípidos de membrana. IP3, a su vez, desencadena la liberación de CA2+ desde el retículo endoplásmico, que luego activa las enzimas que generan cambios celulares.

Las glándulas endocrinas liberan hormonas en respuesta a uno o más de los siguientes estímulos:

  1. Hormonas de otras glándulas endocrinas.
  2. Características químicas de la sangre (distintas de las hormonas).
  3. Estimulación neuronal.

La producción de hormonas es administrada en su mayor parte por un sistema de retroalimentación negativa. El sistema nervioso y ciertos tejidos endocrinos monitorean varias condiciones internas del cuerpo. Si se requiere acción para mantener la homeostasis, las hormonas se liberan, ya sea directamente por una glándula endocrina o indirectamente a través de la acción del hipotálamo del cerebro, que estimula otras glándulas endocrinas para liberar hormonas. Las hormonas activan las células diana que inician cambios fisiológicos que ajustan las condiciones del cuerpo. Cuando se han recuperado las condiciones normales, se interrumpe la acción correctiva y la producción de hormonas. Por lo tanto, en la retroalimentación negativa, cuando la condición original (anormal) ha sido reparada o negada, las acciones correctivas disminuyen o se interrumpen. Por ejemplo, la cantidad de glucosa en la sangre controla la secreción de insulina y glucagón mediante retroalimentación negativa.

La producción de algunas hormonas está controlada por retroalimentación positiva. En dicho sistema, las hormonas causan una condición para intensificar, en lugar de disminuir. A medida que la condición se intensifica, la producción de hormonas aumenta. Tal retroalimentación positiva es poco común, pero ocurre durante el parto, donde los niveles hormonales se acumulan con contracciones cada vez más intensas. También en la lactancia, los niveles hormonales aumentan en respuesta a la lactancia, lo que provoca un aumento en la producción de leche. La hormona producida por el hipotálamo que causa la disminución de la leche y la contracción uterina es la "oxitocina".

Glándulas endocrinasEditar

Glándula pituitariaEditar

El hipotálamo forma la región inferior del diencéfalo y se encuentra justo por encima del tronco encefálico. La glándula pituitaria (hipófisis) está unida a la parte inferior del hipotálamo por un tallo delgado llamado infundíbulo. La glándula pituitaria consiste en dos regiones principales, la glándula pituitaria anterior (lóbulo anterior o adenohipófisis) y la glándula pituitaria posterior (lóbulo posterior o neurohipófisis). El hipotálamo también controla la secreción glandular de la glándula pituitaria.

El hipotálamo supervisa muchas condiciones internas del cuerpo. Recibe estímulos nerviosos de los receptores en todo el cuerpo y monitorea las características químicas y físicas de la sangre, incluida la temperatura, la presión arterial y el contenido de nutrientes, hormonas y agua. Cuando se producen desviaciones de la homeostasis o cuando se requieren ciertos cambios en el desarrollo, el hipotálamo estimula la actividad celular en varias partes del cuerpo al dirigir la liberación de hormonas de las glándulas pituitarias anterior y posterior. El hipotálamo comunica órdenes a estas glándulas.

La glándula pituitaria se encuentra en la parte inferior del cerebro y está conectada por el tallo hipofisario. Puede ser considerada como la glándula maestra porque es el lugar principal para todo lo que sucede dentro del sistema endocrino. Se divide en dos secciones: el lóbulo "anterior" (adenohipófisis) y el lóbulo posterior (neurohipófisis). La pituitaria anterior está involucrada en el envío de hormonas que controlan todas las demás hormonas del cuerpo.

Pituitaria posteriorEditar

La comunicación entre el hipotálamo y la hipófisis posterior se produce a través de células neurosecretoras que abarcan la corta distancia entre el hipotálamo y la hipófisis posterior. Las hormonas producidas por los cuerpos celulares de las células neurosecretoras se empacan en vesículas y se transportan a través del axón y se almacenan en los terminales del axón que se encuentran en la hipófisis posterior. Cuando se estimulan las células neurosecretoras, el potencial de acción generado desencadena la liberación de las hormonas almacenadas desde los terminales del axón a una red capilar dentro de la hipófisis posterior. Dos hormonas, oxitocina y hormona antidiurética (ADH), se producen y liberan de esta manera. La disminución de la liberación de ADH o la disminución de la sensibilidad renal a la ADH produce una afección conocida como diabetes insípida. La diabetes insípida se caracteriza por poliuria (exceso de producción de orina), hipernatremia (aumento del contenido de sodio en la sangre) y polidipsia (sed). La oxitocina es secretada por el núcleo paraventricular y el núcleo supraóptico segrega una pequeña cantidad en el hipotálamo. La oxitocina se secreta tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres actúa sobre las glándulas mamarias y el útero. En los hombres facilita la liberación de esperma en la uretra al causar la contracción de los vasos deferentes.

El lóbulo posterior está compuesto de tejido neural [ectodermo neural] y se deriva del hipotálamo. Su función es almacenar oxitocina y hormona antidiurética. Cuando las neuronas hipotalámicas se activan, estas hormonas se liberan en los capilares del lóbulo posterior.

La pituitaria posterior es, en efecto, una proyección del hipotálamo. No produce sus propias hormonas, sino que solo almacena y libera las hormonas oxitocina y hormona antidiurética. La ADH también se conoce como arginina vasopresina (AVP) o simplemente vasopresina.

Pituitaria anteriorEditar

El lóbulo anterior se deriva del ectodermo oral y está compuesto de epitelio glandular. La comunicación entre el hipotálamo y la pituitaria anterior (adenohipófisis) se produce a través de hormonas (hormonas liberadoras e inhibidoras de hormonas) producidas por el hipotálamo y enviadas a la pituitaria anterior a través de una red portal de capilares. Consta de tres divisiones:

1. pars distalis,

2. pars tuberalis,

3. pars intermedia.

Las hormonas liberadoras e inhibidoras son producidas por neuronas especializadas del hipotálamo llamadas células neurosecretoras. Las hormonas se liberan en una red capilar o plexo primario y se transportan a través de venas o venas porta hipófisis, a una segunda red capilar o plexo secundario que suministra la pituitaria anterior. Las hormonas luego se difunden desde el plexo secundario a la pituitaria anterior, donde inician la producción de hormonas específicas por la pituitaria anterior. Muchas de las hormonas producidas por la hipófisis anterior son hormonas trópicas o tropinas, que son hormonas que estimulan a otras glándulas endocrinas a secretar sus hormonas.

El lóbulo hipofisario anterior recibe hormonas liberadoras del hipotálamo a través de un sistema de vena porta conocido como hipotálamo hipofisario portal.

La pituitaria anterior segrega:

  • hormona estimulante de la tiroides (TSH)
  • hormona adrenocorticotropa (ACH)
  • prolactina
  • hormona foliculoestimulante (FSH)
  • hormona luteinizante (LH)
  • hormona del crecimiento (GH)
  • endorfinas
  • y otras hormonas

Hace esto en respuesta a una variedad de señales químicas del hipotálamo, que viaja al lóbulo anterior por medio de un sistema capilar especial desde el hipotálamo, por la eminencia media, hasta el lóbulo anterior. Éstas incluyen:

  • hormona liberadora de tirotropina (TRH)
  • hormona liberadora de corticotropina (CRH)
  • dopamina (DA), también llamada 'factor inhibidor de la prolactina' (PIF)
  • hormona liberadora de gonadotropina (GnRH)
  • hormona liberadora de la hormona del crecimiento (GHRH)

Estas hormonas del hipotálamo causan la liberación de la hormona respectiva de la hipófisis. El control de la liberación de hormonas de la hipófisis se realiza a través de la retroalimentación negativa de la glándula objetivo. Por ejemplo, la homeostasis de las hormonas tiroideas se logra mediante el siguiente mecanismo: La TRH del hipotálamo estimula la liberación de TSH desde la hipófisis anterior. La TSH, a su vez, estimula la liberación de hormonas tiroideas desde la glándula tiroides. Las hormonas tiroideas causan retroalimentación negativa, suprimiendo la liberación de TRH y TSH.

El corazón, el tracto gastrointestinal, la placenta, los riñones y la piel, cuya función principal no es la secreción de hormonas, también contienen algunas células especializadas que producen hormonas.

Además, todas las células, excepto los glóbulos rojos, secretan una clase de hormonas llamadas eicosanoides. Estas hormonas son paracrinas, u hormonas locales, que afectan principalmente a las células vecinas. Dos grupos de eicosanoides, las prostaglandinas (PG) y los leucotrienos (LT), tienen una amplia gama de efectos variables que dependen de la naturaleza de la célula diana. La actividad eicosanoide, por ejemplo, puede afectar la presión sanguínea, la coagulación sanguínea, las respuestas inmunitarias e inflamatorias, los procesos reproductivos y la contracción de los músculos lisos.

Hormonas antagonistasEditar

El mantenimiento de la homeostasis a menudo requiere que las condiciones se limiten a un rango estrecho. Cuando las condiciones exceden el límite superior de la homeostasis, se desencadena una acción específica, generalmente la producción de una hormona. Cuando las condiciones vuelven a la normalidad, se interrumpe la producción de hormonas. Si las condiciones exceden los límites inferiores de la homeostasis, se desencadena una acción diferente, generalmente la producción de una segunda hormona. Las hormonas que actúan para devolver las condiciones del cuerpo a límites aceptables desde extremos opuestos se denominan "hormonas antagónicas". Las dos glándulas que son las mayores responsables de la homeostasis son la tiroides y la paratiroides.

La regulación de la concentración de glucosa en sangre (a través de la retroalimentación negativa) ilustra cómo el sistema endocrino mantiene la homeostasis por la acción de hormonas antagónicas. Los paquetes de células en el páncreas llamados islotes de Langerhans contienen dos tipos de células, células alfa y células beta. Estas células controlan la concentración de glucosa en sangre al producir las hormonas antagónicas insulina y glucagón.

Las células beta secretan insulina. Cuando la concentración de glucosa en sangre aumenta después de comer, las células beta secretan insulina en la sangre. La insulina estimula el hígado y la mayoría de las otras células del cuerpo para absorber la glucosa. Las células hepáticas y musculares convierten la glucosa en glucógeno, para el almacenamiento a corto plazo y las células adiposas convierten la glucosa en grasa. En respuesta, la concentración de glucosa disminuye en la sangre y la secreción de insulina se interrumpe a través de la retroalimentación negativa de los niveles decrecientes de glucosa.

Las células alfa secretan glucagón. Cuando la concentración de glucosa en sangre cae, como durante el ejercicio, las células alfa secretan glucagón en la sangre. El glucagón estimula al hígado para liberar glucosa. La glucosa en el hígado proviene de la descomposición del glucógeno. El glucagón también estimula la producción de cuerpos cetónicos a partir de aminoácidos y ácidos grasos. Los cuerpos de cetona son una fuente de energía alternativa a la glucosa para algunos tejidos. Cuando los niveles de glucosa en sangre vuelven a la normalidad, la secreción de glucagón se interrumpe a través de la retroalimentación negativa.

Otro ejemplo de hormonas antagonistas se produce en el mantenimiento de la concentración de iones Ca2+ en la sangre. La hormona paratiroidea (PTH) de las glándulas paratiroides aumenta el Ca2+ en la sangre al aumentar la absorción del Ca2+ en los intestinos y la reabsorción en los riñones y la estimulación de la liberación de los huesos del Ca2+. La calcitonina (CT) produce el efecto opuesto al inhibir la descomposición de la matriz ósea y disminuir la liberación de calcio en la sangre.

Glándula tiroidesEditar

La glándula tiroides es una de las glándulas endocrinas más grandes del cuerpo. Se sitúa en el cuello justo debajo de la laringe y tiene dos lóbulos con uno a cada lado de la tráquea. Está involucrada en la producción de las hormonas T3 (triyodotironina) y T4 (tiroxina). Estas hormonas aumentan la actividad metabólica de las células del cuerpo. La tiroides también produce y libera la hormona calcitonina (tirocalcitonina) que contribuye a la regulación de los niveles de calcio en la sangre. La tirocalcitonina o la calcitonina disminuyen la concentración de calcio en la sangre. La mayor parte del calcio extraído de la sangre se almacena en los huesos.

La hormona tiroidea consta de dos componentes, tiroxina y yodo. Esta hormona aumenta el metabolismo de la mayoría de las células del cuerpo. Una deficiencia de yodo en la dieta conduce a la ampliación de la glándula tiroides, conocida como un simple bocio. El hipotiroidismo durante el desarrollo temprano conduce al cretinismo. En los adultos, produce mixedema, que se caracteriza por la obesidad y el letargo. El hipertiroidismo conduce a una condición conocida como bocio exoftálmico, que se caracteriza por la pérdida de peso y un comportamiento hiperactivo e irritable.

La glándula tiroides es una glándula de dos lóbulos que manifiesta un mecanismo de transporte activo notablemente poderoso para absorber los iones de yoduro de la sangre. A medida que la sangre fluye a través de la glándula, el yoduro se convierte en una forma activa de yodo. Este yodo se combina con un aminoácido llamado tirosina. Dos moléculas de tirosina yodada se combinan para formar toroxina. Después de su formación, la tiroxina se une a un material de proteína de polisacáridos llamado tiroglobulina. La glándula tiroides normal puede almacenar varias semanas de tiroxina unida en esta forma. Una división enzimática de la tiroxina de la tiroglobulina ocurre cuando una hormona específica se libera en la sangre. Esta hormona, producida por la glándula pituitaria, se conoce como hormona estimulante de la tiroides (TSH). La TSH estimula ciertos pasos importantes que limitan la velocidad en la secreción de tiroxina y, por lo tanto, altera su velocidad de liberación. Una variedad de defectos corporales, ya sean dietéticos, hereditarios o inducidos por una enfermedad, pueden disminuir la cantidad de tiroxina liberada en la sangre. El más popular de estos defectos es uno que resulta de la deficiencia de yodo en la dieta. La glándula tiroides se agranda, en la presencia continua de TSH de la hipófisis, para formar un bocio. Este es un intento fútil de sintetizar hormonas tiroideas, por niveles de yodo demasiado bajos. Normalmente, las hormonas tiroideas actúan a través de un circuito de retroalimentación negativa en la hipófisis para disminuir la estimulación de la tiroides. En el bocio, el circuito de retroalimentación puede no estar en funcionamiento y por lo tanto se produce, la estimulación continua de la tiroides y la inevitable protuberancia en el cuello. Anteriormente, la principal fuente de yodo provenía de los mariscos. Como resultado, el bocio prevalecía en las áreas del interior lejanas del mar. Hoy, la incidencia del bocio se ha reducido drásticamente al agregar yodo a la sal de mesa.

La tiroxina sirve para estimular el metabolismo oxidativo en las células; aumenta el consumo de oxígeno y la producción de calor de la mayoría de los tejidos del cuerpo, una excepción notable es el cerebro. La tiroxina también es necesaria para un crecimiento normal. La explicación más probable es que la tiroxina promueve los efectos de la hormona del crecimiento en la síntesis de proteínas. La ausencia de tiroxina reduce significativamente la capacidad de la hormona del crecimiento para estimular la absorción de aminoácidos y la síntesis de ARN. La tiroxina también juega un papel crucial en el área estrechamente relacionada del desarrollo de órganos, particularmente la del sistema nervioso central.

Si hay una cantidad insuficiente de tiroxina, se produce una afección denominada hipotiroidismo. Los síntomas del hipotiroidismo provienen del hecho de que hay una reducción en la tasa de reacciones de liberación de energía oxidativa dentro de las células del cuerpo. Por lo general, el paciente muestra hinchazón de la piel, lentitud y disminución de la vitalidad. Otros síntomas del hipotiroidismo incluyen aumento de peso, disminución de la libido, incapacidad para tolerar el frío, dolor muscular y espasmo, y uñas quebradizas. El hipotiroidismo en los niños, una condición conocida como cretinismo, puede provocar retraso mental, enanismo e inmadurez sexual permanente.
A veces la glándula tiroides produce demasiada tiroxina, una condición conocida como hipertiroidismo. Esta condición produce síntomas tales como una temperatura corporal anormalmente alta, sudoración profusa, presión arterial alta, pérdida de peso, irritabilidad, insomnio y dolor muscular y debilidad. También causa el síntoma característico de los globos oculares que sobresalen del cráneo llamado exoftalmia. Esto es sorprendente porque no es un síntoma generalmente relacionado con un metabolismo rápido. El hipertiroidismo se ha tratado por eliminación parcial o por destrucción parcial de la glándula por radiación. Más recientemente, se han descubierto varios medicamentos que inhiben la actividad de la tiroides, y su uso está reemplazando los procedimientos quirúrgicos anteriores. Desafortunadamente, las afecciones tiroideas requieren un tratamiento de por vida y debido a la necesidad del cuerpo de un equilibrio sensible de la hormona tiroidea, tanto la suplementación como la supresión de la función tiroidea pueden tardar meses o incluso años en regularse.

Función T3 y T4 en el cuerpoEditar

La producción de T3 y T4 está regulada por la hormona estimulante de la tiroides (TSH), liberada por la glándula pituitaria. La producción de TSH aumenta cuando los niveles de T3 y T4 son demasiado bajos. Las hormonas tiroideas se liberan en todo el cuerpo para dirigir el metabolismo del cuerpo. Estimulan todas las células del cuerpo para que funcionen a un mejor ritmo metabólico. Sin estas hormonas, las células del cuerpo no podrían regular la velocidad a la que realizaban acciones químicas. Su liberación aumentará en ciertas situaciones, como las bajas temperaturas, cuando se necesita un metabolismo más alto para generar calor. Cuando los niños nacen con deficiencia de hormona tiroidea, tienen problemas de crecimiento físico y problemas de desarrollo. El desarrollo del cerebro también puede verse gravemente afectado.

La importancia del yodoEditar

La hormona tiroidea no se puede producir sin una fuente abundante de yodo. La concentración de yodo dentro del cuerpo, aunque significativa, puede ser tan pequeña como 1/25 de la concentración dentro de la tiroides. Cuando la tiroides tiene poco yodo, el cuerpo intentará con más fuerza producir T3 y T4, lo que a menudo provocará una inflamación de la glándula tiroides, lo que provocará un bocio.

Yodo extratiroidalEditar

 
Secuencia de 123 yoduros humanos después de una inyección intravenosa, (desde la izquierda) después de 30 minutos, 20 horas y 48 horas. Es evidente una alta y rápida concentración de radio yoduro en el líquido periesencefálico y cerebroespinal (izquierda), las glándulas salivales, la mucosa oral y el estómago. En la glándula tiroides, la concentración de I es más progresiva, también en el reservorio (desde 1% después de 30 minutos, hasta 5.8% después de 48 horas, de la dosis total inyectada. La mayor concentración de yoduro en la glándula mamaria es evidente solo en el embarazo y lactancia. Se observa una alta excreción de radio yoduro en la orina. [1]

El yodo representa el 65% del peso molecular de la T4 y el 59% de la T3. De 15-20&nbsp mg de yodo se concentran en el tejido tiroideo y las hormonas, pero el 70% del yodo del cuerpo se distribuye en otros tejidos, incluidas las glándulas mamarias, los ojos, la mucosa gástrica, el cuello uterino y las glándulas salivales. En las células de estos tejidos, el yoduro ingresa directamente por el simportador de yoduro de sodio (NIS). Su papel en el tejido mamario está relacionado con el desarrollo fetal y neonatal, pero se desconoce su papel en los otros tejidos. Se ha demostrado que actúa como un antioxidante en estos tejidos.

La Junta de Alimentos y Nutrición de los EE. UU. Y el Instituto de Medicina recomendaron una cantidad diaria de yodo que varía de 150 microgramos/día para los humanos adultos a 290 microgramos/día para las madres lactantes. Sin embargo, la glándula tiroides no necesita más de 70 microgramos/día para sintetizar las cantidades diarias requeridas de T4 y T3. Estos mayores niveles de yodo recomendados diarios parecen necesarios para el funcionamiento óptimo de varios sistemas corporales, incluyendo la mama en lactancia, mucosa gástrica, glándulas salivales, mucosa oral, timo, epidermis, plexo coroideo, etc. [2] [3] [4]

Además, el yodo puede agregar enlaces dobles de ácido docosahexaenoico y ácido araquidónico a las membranas celulares, haciéndolas menos reactivas a los radicales libres de oxígeno. [5]

CalcitoninaEditar

La calcitonina es una hormona polipeptídica de 32 aminoácidos. Es una hormona adicional producida por la tiroides y contribuye a la regulación de los niveles de calcio en la sangre. Las células tiroideas producen calcitonina en respuesta a altos niveles de calcio en la sangre. Esta hormona estimulará el movimiento de calcio hacia la estructura ósea. También se puede usar terapéuticamente para el tratamiento de hipercalcemia u osteoporosis. Sin esta hormona, el calcio permanecerá dentro de la sangre en lugar de moverse hacia los huesos para mantenerlos fuertes y en crecimiento. Su importancia en humanos no se ha establecido tan bien como su importancia en otros animales.

Glándula paratiroideaEditar

Hay cuatro glándulas paratiroides. Son pequeños bultos de color claro que sobresalen de la superficie de la glándula tiroides. Las cuatro glándulas se encuentran en la glándula tiroides. Tienen forma de mariposa y se encuentran en el cuello, más específicamente en ambos lados de la tráquea. Una de las funciones más importantes de las glándulas paratiroides es regular los niveles de calcio y fósforo del cuerpo. Otra función de las glándulas paratiroides es la secreción de la hormona paratiroidea, que causa la liberación del calcio presente en el hueso al líquido extracelular. La PTH hace esto deprimiendo la producción de osteoblastos, células especiales del cuerpo involucradas en la producción de hueso y la activación de osteoclastos, otras células especializadas involucradas en la extracción de hueso.

Hay dos tipos principales de células que componen el tejido paratiroideo:

  • Una de las principales células se llama células oxífilas. Su función es básicamente desconocida.
  • El segundo tipo se llama células principales. Producen la hormona paratiroidea.

La estructura de una glándula paratiroides es muy diferente de la de una glándula tiroides. Las principales células que producen la hormona paratiroidea están dispuestas en nidos muy apretados alrededor de pequeños vasos sanguíneos, bastante diferentes de las células tiroideas que producen hormonas tiroideas, que están dispuestas en esferas llamadas folículos tiroideos.

La PTH u hormona paratiroidea se secreta a partir de estas cuatro glándulas. Se libera directamente en el torrente sanguíneo y viaja a sus células objetivo, que a menudo están bastante lejos. Luego se une a una estructura llamada receptor, que se encuentra dentro o en la superficie de las células objetivo.

Los receptores se unen a una hormona específica y el resultado es una respuesta fisiológica específica, es decir, una respuesta normal del cuerpo.

La PTH encuentra sus principales células diana en los huesos, los riñones y el sistema gastrointestinal.

Calcitonina, una hormona producida por la glándula tiroides que también regula los niveles de calcio ECF y sirve para contrarrestar los efectos de la PTH que producen calcio.

El cuerpo adulto contiene tanto como 1 kg de calcio. La mayor parte de este calcio se encuentra en los huesos y los dientes.

Las cuatro glándulas paratiroides secretan la hormona paratiroidea (PTH). Se opone al efecto de la tirocalcitonina. Lo hace eliminando el calcio de sus sitios de almacenamiento en los huesos, y lo libera al torrente sanguíneo. También le indica a los riñones que reabsorban más de este mineral, transportándolo a la sangre. También le indica al intestino delgado que absorba más de este mineral, transportándolo de la dieta a la sangre.

El calcio es importante para los pasos del metabolismo del cuerpo. La sangre no puede coagular sin suficiente calcio. Los músculos esqueléticos requieren este mineral para contraerse. Una deficiencia de PTH puede provocar tetania, debilidad muscular debido a la falta de calcio disponible en la sangre.

Hace tiempo se pensaba que las glándulas paratiroides eran parte de la tiroides o que estaban funcionalmente asociadas a ella. Ahora sabemos que su proximidad a la tiroides es engañosa: tanto en el desarrollo como en la funcionalidad, son totalmente diferentes de la tiroides.

La hormona paratiroidea, llamada parathormona, regula el equilibrio calcio-fosfato entre la sangre y otros tejidos. La producción de esta hormona está directamente controlada por la concentración de calcio del líquido extracelular que baña las células de estas glándulas. La parathormona ejerce al menos los siguientes cinco efectos:

(1) aumenta la absorción gastrointestinal de calcio al estimular el sistema de transporte activo y mueve el calcio desde la luz intestinal a la sangre;

(2) aumenta el movimiento de calcio y fosfato del hueso hacia el líquido extracelular. Esto se logra estimulando los osteoclastos para romper la estructura ósea, liberando fosfato de calcio en la sangre. De esta manera, se almacena el calcio contenido en el hueso;

(3) aumenta la reabsorción de calcio por los túbulos renales, disminuyendo así la excreción urinaria de éste;

(4) reduce la reabsorción de fosfato por los túbulos renales;

(5) estimula la síntesis de 1,25-dihidrixicolocalciferol por el riñón.

Los tres primeros efectos dan como resultado una mayor concentración de calcio extracelular. El valor adaptativo de la cuarta es prevenir la formación de cálculos renales.

Si las glándulas paratiroides se extirpan accidentalmente durante la cirugía en la tiroides, habría un aumento en la concentración de fosfato en la sangre. También disminuiría la concentración de calcio a medida que los riñones e intestinos excretan más calcio y se incorpora más al hueso. Esto puede producir graves alteraciones, especialmente en los músculos y nervios, que usan iones de calcio para el funcionamiento normal. La actividad excesiva de las glándulas paratiroides, que puede ser el resultado de un tumor en las glándulas, produce un debilitamiento de los huesos. Esta es una condición que los hace mucho más vulnerables a la fractura debido a la extracción excesiva de calcio de los huesos.

Glándulas suprarrenalesEditar

Las "glándulas suprarrenales" son un par de glándulas sin conductos ubicadas por encima de los riñones. A través de las secreciones hormonales, las glándulas suprarrenales regulan muchas funciones esenciales en el cuerpo, incluidos los equilibrios bioquímicos que influyen en el entrenamiento atlético y la respuesta general al estrés. Los glucocorticoides incluyen corticosterona, cortisona e hidrocortisona o cortisol. Estas hormonas sirven para estimular la conversión de aminoácidos en carbohidratos, que es un proceso conocido como gluconeogénesis y la formación de glucógeno por el hígado. También estimulan la formación de reserva de glucógeno en los tejidos, como en los músculos. Los glucocorticoides también participan en el metabolismo de lípidos y proteínas. Se sabe que la corteza de la glándula suprarrenal produce más de 20 hormonas, pero su estudio se puede simplificar clasificándolas en tres categorías: glucocorticoides, mineralocorticoides y hormonas sexuales.

Son glándulas triangulares ubicadas en la parte superior de los riñones. Producen hormonas como estrógeno, progesterona, esteroides, cortisol y cortisona, y sustancias químicas como adrenalina (epinefrina), norepinefrina y dopamina. Cuando las glándulas producen más o menos hormonas que las requeridas por el cuerpo, pueden ocurrir enfermedades.

La corteza suprarrenal secreta al menos dos familias de hormonas, los "glucocorticoides" y los "corticoides minerales". La "médula suprarrenal" secreta las hormonas "epinefrina" (adrenalina) y "norepinefrina" (noradrenalina).

Corteza suprarrenal: Las hormonas producidas por la corteza suprarrenal proporcionan respuestas a largo plazo al estrés. Las dos principales hormonas producidas son los "Corticoides minerales" y los "Glucocorticoides". Los Corticoides minerales regulan el equilibrio de sal y agua, lo que lleva al aumento del volumen sanguíneo y la presión arterial. Los 'Glucocorticoides' están monitoreando la ACTH, a su vez regulando los carbohidratos, las proteínas y el metabolismo de las grasas. Esto causa un aumento en la glucosa en sangre. Los glucocorticoides también reducen la respuesta inflamatoria del cuerpo.

El "Cortisol" es uno de los glucocorticoides más activos. Por lo general, reduce los efectos de la inflamación o hinchazón en todo el cuerpo. También estimula la producción de glucosa a partir de grasas y proteínas, que es un proceso denominado "gluconeogénesis".

Aldosterona es un ejemplo de mineralocorticoide. Señala los túbulos en las nefronas del riñón para reabsorber sodio mientras secreta o elimina el potasio. Si los niveles de sodio son bajos en la sangre, el riñón secreta más renina, que es una enzima que estimula la formación de angiotensina a partir de una molécula fabricada a partir del hígado. La angiotensina estimula la secreción de aldosterona. Como resultado, se reabsorbe más sodio cuando ingresa a la sangre.

La aldosterona, el mineralocorticoide principal, estimula las células de los túbulos contorneados distales de los riñones para disminuir la reabsorción de potasio y aumentar la reabsorción de sodio. Esto a su vez conduce a una mayor reabsorción de cloruro y agua. Estas hormonas, junto con hormonas tales como la insulina y el glucagón, son reguladores importantes del ambiente iónico del fluido interno.

El mecanismo renina-angiotensina-aldosterona puede elevar la presión arterial si esta tiende a disminuir. Lo hace de dos maneras. La angiotensina es un vasoconstrictor, disminuyendo el diámetro de los vasos sanguíneos. A medida que los vasos se contraen, la presión arterial aumenta. Además, a medida que se reabsorbe el sodio, la sangre que pasa a través del riñón se vuelve más hipertónica. El agua sigue al sodio en la sangre hipertónica por ósmosis. Esto aumenta la cantidad de volumen de la sangre y también aumenta la presión arterial.

Médula suprarrenal El hipotálamo inicia impulsos nerviosos que viajan desde el torrente sanguíneo, la médula espinal y las fibras nerviosas simpáticas hasta la médula suprarrenal, que luego libera hormonas. Los efectos de estas hormonas proporcionan una respuesta a corto plazo al estrés

La secreción excesiva de glucocorticoides causa el síndrome de Cushing, caracterizado por atrofia muscular o degeneración e hipertensión o presión arterial alta. La baja secreción de estas sustancias produce la enfermedad de Addison, que se caracteriza por presión arterial baja y estrés.

La epinefrina y la norepinefrina producen la respuesta de "lucha o huida", similar al efecto del sistema nervioso simpático. Por lo tanto, aumentan la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, el flujo sanguíneo a la mayoría de los músculos esqueléticos y la concentración de glucosa en la sangre.

Disminuyen el flujo sanguíneo a los órganos digestivos y enlentecen la mayoría de los procesos digestivos.

 
Glándulas suprarrenales vistas desde el frente.
 
Glándulas suprarrenales vistas desde atrás.

Las hormonas sexuales suprarrenales consisten principalmente en hormonas sexuales masculinas (andrógenos) y cantidades menores de hormonas sexuales femeninas (estrógenos y progesterona). Normalmente, las hormonas sexuales liberadas de la corteza suprarrenal son insignificantes debido a la baja concentración de secreción. Sin embargo, en casos de exceso de secreción, aparecen efectos masculinos o femeninos. El síndrome más común de este tipo es el "virilismo" de la mujer.

Si hubiera un suministro insuficiente de hormonas corticales, se produciría una afección conocida como enfermedad de Addison. Esta enfermedad se caracteriza por una excreción excesiva de iones de sodio, y por lo tanto agua, debido a la falta de mineralocorticoides. Esto se acompaña de una disminución del nivel de glucosa en sangre debido a un suministro deficiente de glucocorticoides. El efecto de una disminución del suministro de andrógenos no se puede observar inmediatamente. Las inyecciones de hormonas corticales suprarrenales alivian rápidamente estos síntomas.

La producción hormonal en la corteza suprarrenal está directamente controlada por la hormona pituitaria anterior llamada hormona adrenocorticotrópica (ACTH).

Las dos glándulas suprarrenales se encuentran muy cerca de los riñones. Cada glándula suprarrenal es en realidad una glándula doble, compuesta de un núcleo interno, la médula y una corteza externa. Cada uno de estos no tiene relación funcional.

La médula suprarrenal secreta dos hormonas, adrenalina o epinefrina y noradrenalina o norepinefrina, cuyas funciones son muy similares pero no idénticas. La médula suprarrenal se deriva embriológicamente del tejido nervioso. Se ha comparado con un ganglio simpático demasiado grande cuyos cuerpos celulares no envían fibras nerviosas, sino que liberan sus sustancias activas directamente en la sangre, cumpliendo así los criterios para una glándula endocrina. En el control de la secreción de epinefrina, la médula suprarrenal se comporta como cualquier ganglio simpático y depende de la estimulación por fibras preganglionares simpáticas.

La epinefrina promueve varias respuestas, todas las cuales son útiles para enfrentar emergencias: la presión arterial aumenta, la frecuencia cardíaca aumenta, el contenido de glucosa en la sangre aumenta debido a la descomposición del glucógeno, el bazo se contrae y exprime un suministro de reserva de sangre, el tiempo de coagulación disminuye, las pupilas se dilatan, el flujo de sangre a los músculos esqueléticos aumenta, el suministro de sangre al músculo liso intestinal disminuye y los pelos se ponen erectos. Estas funciones suprarrenales, que movilizan los recursos del cuerpo en situaciones de emergencia, se han denominado respuesta de lucha o huida. La norepinefrina estimula reacciones similares a las producidas por la epinefrina, pero es menos efectiva en la conversión de glucógeno en glucosa.

El significado de la médula suprarrenal puede parecer cuestionable ya que la extirpación completa de la glándula causa pocos cambios notables; los humanos todavía pueden exhibir la respuesta de huir o luchar. Esto ocurre porque el sistema nervioso simpático complementa la médula suprarrenal para estimular la respuesta de lucha o huida, y la ausencia del control hormonal será compensada por el sistema nervioso.

PáncreasEditar

El "páncreas" es un órgano muy importante en el sistema digestivo y el sistema circulatorio porque ayuda a mantener nuestros niveles de azúcar en la sangre. El páncreas se considera parte del sistema gastrointestinal. Produce enzimas digestivas que se liberan en el intestino delgado para ayudar a reducir las partículas de alimentos a elementos básicos que pueden ser absorbidos por el intestino y utilizados por el cuerpo. Tiene otra función muy diferente, ya que forma insulina, glucagón y otras hormonas que se envían al torrente sanguíneo para regular los niveles de azúcar en la sangre y otras actividades en todo el cuerpo.

Tiene forma de pera y mide aproximadamente 6 pulgadas de largo. Se encuentra en la parte media y posterior del abdomen. El páncreas está conectado a la primera parte del intestino delgado, el duodeno, y se encuentra detrás del estómago. El páncreas está formado por tejido glandular: cualquier sustancia secretada por las células del páncreas será secretada fuera del órgano.

Los jugos digestivos producidos por el páncreas se secretan al duodeno a través de un conducto en forma de Y, en el punto donde el conducto biliar común del hígado y el conducto pancreático se unen justo antes de entrar al duodeno. Las enzimas digestivas llevadas al duodeno son representativas de la función exocrina del páncreas, en la que sustancias específicas se hacen pasar directamente a otro órgano.

Nota:
El páncreas es a la vez un órgano exocrino y endocrino.

El páncreas es inusual entre las glándulas del cuerpo ya que también tiene una función endocrina muy importante. Pequeños grupos de células especiales llamadas "células de los islotes" en todo el órgano producen las hormonas de la insulina y el glucagón. Estas, por supuesto, son hormonas que son críticas en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre. Estas hormonas se secretan directamente en el torrente sanguíneo para afectar a los órganos de todo el cuerpo.

Nota:
Ningún órgano excepto el páncreas produce cantidades significativas de insulina o glucagón.

La insulina actúa para reducir los niveles de azúcar en la sangre al permitir que el azúcar fluya hacia las células. El glucagón actúa para elevar los niveles de azúcar en la sangre haciendo que la glucosa se libere a la circulación desde sus sitios de almacenamiento. La insulina y el glucagón actúan de forma opuesta pero equilibrada para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre.

Un páncreas saludable en el cuerpo humano es importante para mantener una buena salud al prevenir la malnutrición y mantener los niveles normales de azúcar en la sangre. El tracto digestivo necesita la ayuda de las enzimas producidas por el páncreas para reducir las partículas de alimentos a sus elementos más simples, o los nutrientes no pueden ser absorbidos. Los carbohidratos se deben descomponer en moléculas de azúcar individuales. Las proteínas deben reducirse a aminoácidos simples. Las grasas deben descomponerse en ácidos grasos. Las enzimas pancreáticas son importantes en todas estas transformaciones. Las partículas básicas pueden luego ser transportadas fácilmente a las células que recubren el intestino, y desde allí pueden ser alteradas y transportadas a diferentes tejidos en el cuerpo como fuentes de combustible y materiales de construcción. Del mismo modo, el cuerpo no puede mantener los niveles normales de azúcar en la sangre sin la acción equilibrada de la insulina y el glucagón.

El páncreas contiene células exocrinas y endocrinas. Los grupos de células endocrinas, los "islotes de Langerhans", secretan dos hormonas. Las células beta secretan insulina; las células alfa secretan glucagón. El nivel de azúcar en la sangre depende de la acción opuesta de estas dos hormonas.

La insulina disminuye la concentración de glucosa en la sangre. La mayor parte de la glucosa ingresa a las células del hígado y los músculos esqueléticos. En estas células, este monosacárido se convierte en el polisacárido glucógeno. Por lo tanto, la insulina promueve la "glucosogénesis" o la síntesis de glucógeno, en la cual las moléculas de glucosa se agregan a las cadenas de glucógeno. El exceso de glucosa también se almacena como grasa en las células del tejido adiposo en respuesta a la insulina.

La deficiencia de insulina conduce al desarrollo de diabetes mellitus, específicamente tipo I, diabetes juvenil. Como el páncreas no produce suficiente insulina, se trata con inyecciones de insulina. En la diabetes de tipo II o de inicio de madurez, el páncreas produce suficiente insulina, pero las células diana no responden a ella.

Como ya se dijo, el páncreas es una glándula mixta que tiene funciones tanto endocrinas como exocrinas. La porción exocrina secreta enzimas digestivas en el duodeno a través del conducto pancreático. La porción endocrina secreta dos hormonas, insulina y glucagón, en la sangre.

La insulina es una hormona que actúa directa o indirectamente en la mayoría de los tejidos del cuerpo, con la excepción del cerebro. La acción más importante de la insulina es la estimulación de la absorción de glucosa por parte de muchos tejidos, especialmente el hígado, el músculo y la grasa. La absorción de glucosa por las células disminuye la glucosa en sangre y aumenta la disponibilidad de glucosa para las reacciones celulares en las que participa la glucosa. Por lo tanto, la oxidación de glucosa, la síntesis de grasa y la síntesis de glucógeno se acentúan por una absorción de glucosa. Es importante tener en cuenta que la insulina no altera la absorción de glucosa por el cerebro, ni tampoco influye en el transporte activo de glucosa a través de los túbulos renales y el epitelio gastrointestinal.

Como se dijo, la insulina estimula la síntesis de glucógeno. Además, también aumenta la actividad de la enzima que cataliza el paso limitante de la velocidad en la síntesis de glucógeno. La insulina también aumenta los niveles de triglicéridos al inhibir la degradación de triglicéridos y al estimular la producción de triglicéridos a través de la síntesis de ácidos grasos y glicerofosfatos. La síntesis neta de proteínas también se ve aumentada por la insulina, que estimula el transporte activo de la membrana de los aminoácidos, particularmente en las células musculares. La insulina también tiene efectos sobre otras enzimas hepáticas, pero los mecanismos precisos por los que la insulina induce estos cambios no se conocen bien.

La insulina es secretada por las células beta, que se encuentran en la parte del páncreas conocida como los islotes de Langerhans. Estos grupos de células, que se encuentran al azar en todo el páncreas, también constan de otras células secretoras llamadas células alfa. Son estas células alfa las que secretan el glucagón. El glucagón es una hormona que tiene los siguientes efectos principales: aumenta la síntesis hepática de glucosa a partir de piruvato, lactato, glicerol y aminoácidos (un proceso llamado gluconeogénesis, que también eleva el nivel de glucosa en plasma); y aumenta la descomposición del triglicérido del tejido adiposo, elevando así los niveles plasmáticos de ácidos grasos y glicerol. Las células alfa secretoras de glucagón en el páncreas, como las células beta, responden a los cambios en la concentración de glucosa en la sangre que fluye a través del páncreas; no hay otros nervios u hormonas involucradas.

Cabe señalar que el glucagón tiene los efectos opuestos de la insulina. El glucagón eleva la glucosa en plasma, mientras que la insulina estimula su absorción y por lo tanto reduce los niveles de glucosa en plasma; el glucagón eleva las concentraciones de ácidos grasos, mientras que la insulina convierte los ácidos grasos y el glicerol en triglicéridos, lo que inhibe la descomposición de los triglicéridos.

Las células alfa y beta del páncreas conforman un sistema push-pull para regular el nivel de glucosa en plasma.

Órganos sexualesEditar

Los órganos sexuales (gónadas) son los testículos en el varón y los ovarios en la hembra. Ambos órganos producen y secretan hormonas equilibradas por el hipotálamo y la glándula pituitaria.

Las principales hormonas de los órganos reproductores son:

La "testosterona" que es más prominente en los hombres. Pertenece a la familia de los andrógenos, que son hormonas esteroides que producen efectos masculinos. La testosterona estimula el desarrollo y el funcionamiento de los órganos sexuales primarios. También estimula el desarrollo y el mantenimiento de las características masculinas secundarias, como el crecimiento del cabello en la cara y el tono profundo de la voz.

 
La próstata y los órganos próximos a ella

Estrógeno en las mujeres, esta hormona estimula el desarrollo del útero y la vagina. También es responsable del desarrollo y el mantenimiento de las características femeninas secundarias, como la distribución de grasa por todo el cuerpo y el ancho de la pelvis.

HombreEditar

Los "testículos" producen "andrógenos" (es decir, "testosterona"). La "testosterona" se clasifica como un esteroide y es responsable de muchas de las características físicas en los hombres.

  • Hombros anchos
  • Cuerpo musculoso
  • Vello

La testosterona aumenta la producción de proteínas. Las hormonas que forman proteínas se llaman esteroides anabólicos. Los esteroides anabólicos están disponibles comercialmente y los atletas los utilizan porque ayudan a mejorar su capacidad física, sin embargo, tienen importantes efectos secundarios como:

  • Desórdenes de hígado y riñón
  • Hipertensión (presión arterial alta)
  • Disminución del conteo de espermatozoides e impotencia
  • Comportamiento agresivo ("roid rage")
  • Caída del cabello
  • Acné

MujerEditar

 
Vista frontal esquemática de la anatomía femenina.

Los "ovarios" producen "estrógeno" y "progesterona". El estrógeno aumenta en el momento de la pubertad y causa el crecimiento del útero y la vagina. Sin estrógeno la maduración del óvulo no ocurriría. El estrógeno también es responsable de las características sexuales secundarias, como el vello corporal femenino y la distribución de la grasa. El estrógeno y la progesterona son responsables del desarrollo de la mama y del ciclo uterino. La progesterona es una hormona femenina secretada por el cuerpo lúteo después de la ovulación durante la segunda mitad del ciclo menstrual. Prepara el revestimiento del útero para la implantación de un óvulo fertilizado y permite la eliminación completa del endometrio en el momento de la menstruación. En caso de embarazo, el nivel de progesterona se mantiene estable aproximadamente una semana después de la concepción.

Glándula pinealEditar

La glándula pineal (también llamada cuerpo pineal o epífisis) es una pequeña glándula endocrina en el cerebro. Se encuentra cerca del centro del cerebro, entre los dos hemisferios, metida en una ranura donde se unen los dos cuerpos talámicos redondeados. Se compone de dos tipos de células:

1. células parenquimatosas

2. células neurogliales.

La glándula pineal es un cuerpo de color gris rojizo del tamaño de un guisante (8 mm en humanos) ubicado justo rostro-dorsal al colículo superior y detrás y debajo de la estría medular, entre los cuerpos talámicos posicionado lateralmente. Es parte del epitálamo.

La glándula pineal es una estructura de la línea media, y se ve a menudo en radiografías simples de cráneo, ya que a menudo se calcifica. La principal hormona producida y secretada por la glándula pineal es la melatonina. La secreción es más alta por la noche y entre las edades de 0-5. La melatonina actúa principalmente sobre las gónadas.

GlosarioEditar

Glándula suprarrenal:glándula endocrina que se encuentra en la parte superior de cada riñón

Derivadas de aminoácidos: hormonas que son aminoácidos modificados

Hormonas antagonistas: hormonas que actúan para devolver las condiciones del cuerpo dentro de límites aceptables desde extremos opuestos

Calcitonina: hormona producida por la tiroides; contribuye a la regulación de los niveles de calcio en la sangre

Eicosanoides: lípidos que se sintetizan a partir de las cadenas de ácidos grasos de los fosfolípidos que se encuentran en la membrana plasmática

Glándulas endocrinas:glándulas que no tienen conductos y liberan sus secreciones directamente en el líquido intercelular o en la sangre

Sistema endocrino: un sistema de control de glándulas sin conducto que secretan mensajeros químicos llamados hormonas

Estrógeno: hormona en las mujeres; estimula el desarrollo del útero y la vagina

Glándulas exocrinas:glándulas que liberan sus secreciones celulares a través de un conducto que desemboca en el exterior o en la luz (espacio interno vacío) de un órgano.

Hormona: una sustancia química específica producida por ciertas células que controlan o ayudan a controlar los procesos celulares en otras partes del organismo

Insulina: hormona que actúa para disminuir los niveles de azúcar en la sangre al permitir que el azúcar fluya hacia las células

Yodo: químico en el cuerpo; la hormona tiroidea no se puede producir sin ella

Hormonas liposolubles: difusas a través de las membranas celulares de las células diana

Paratiroides: cuatro masas de tejido, dos incrustadas en cada masa lateral de la glándula tiroides

Páncreas:órgano involucrado con el sistema de digestión y el sistema circulatorio; ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre

Glándula pineal: pequeña glándula endocrina en el cerebro ubicada cerca del centro del cerebro, entre los dos hemisferios, metida en una ranura donde se unen los dos cuerpos talámicos redondeados

Glándula pituitaria: glándula endocrina que está unida al hipotálamo del cerebro anterior inferior

Polipéptido y proteínas: hormonas que son cadenas de aminoácidos de menos de o más de 100 aminoácidos

Esteroides: hormonas que son lípidos que se sintetizan a partir del colesterol; caracterizado por cuatro anillos de carbohidratos entrelazados

Testosterona: hormona más prominente en hombres; pertenece a la familia de los andrógenos, que son hormonas esteroides que producen efectos masculinizantes

Glándula tiroides glándula endocrina que consiste en dos masas laterales que están unidas a la tráquea

Tiroxina: sirve para estimular el metabolismo oxidativo en las células; aumenta el consumo de oxígeno y la producción de calor de la mayoría de los tejidos del cuerpo

Hormonas solubles en agua: se unen a una proteína receptora en la membrana plasmática de la célula

Preguntas de repaso del capítuloEditar

Las respuestas para estas preguntas se pueden encontrar aquí

1. Mi hijo simplemente se cayó y se sintió herido, la sensación de ansiedad que siento es causada por:

A) glucagón
B) insulina
C) epinefrina
D) adrenocorticotropa
E) ninguno de estos

2. Toda la vida Bob ha tenido que tomar inyecciones de insulina, esto es causado porque

A) sus células beta no funcionan correctamente
B) sus células alfa no funcionan correctamente
C) su hormona DA no está funcionando correctamente
D) su hormona GHRH no está funcionando correctamente

3. La razón por la que el yodo está en la sal es

A) para prevenir la diabetes
B) para evitar los bocios simples
C) para prevenir la enfermedad de Addison
D) para prevenir el síndrome de Cushing

4. Todas las hormonas reaccionan a una retroalimentación negativa, excepto

A) progesterona
B) estrógeno
C) prolactina
D) oxitocina
E) ninguna de estas

5. Si tengo un nivel alto de calcio en la sangre, puede deberse a

A) calcitonina
B) paratiroides
C) glucocorticoides
D) glucagón

6. Las hormonas que son lípidos que se sintetizan a partir del colesterol

A) proteína
B) derivado de aminoácidos
C) polipéptido
D) esteroides
E) eicosanoides

7. Este tipo de hormona debe unirse a una proteína receptora en la membrana plasmática de la célula

A) soluble en agua
B) soluble en lípidos
C) esteroides
D) polipéptido
E) A y D
F) B y C

8. Las glándulas endocrinas liberan hormonas en respuesta a

A) Hormonas de otras glándulas endocrinas
B) Características químicas de la sangre
C) Estimulación neuronal
D) Todo lo anterior

9. La pituitaria anterior segrega

A) oxitocina
B) endorfinas
C) ADH
D) TRH

10. Las células principales producen

A) epinefrina
B) glucagón
C) insulina
D) mineralocorticoides
E) hormona paratiroidea

11. Nombra las ocho glándulas endocrinas principales.

12. Nombra los cuatro grupos principales en los que se pueden clasificar químicamente las hormonas.

ReferenciasEditar

  1. Venturi, S.; Donati, FM; Venturi, A.; Venturi, M. (2000). «Deficiencia de yodo ambiental: ¿un desafío para la evolución de la vida terrestre?». Thyroid 10 (8):  pp. 727-9. doi:10.1089 / 10507250050137851. PMID 11014322. 
  2. Brown-Grant, K. (1961). «Mecanismos de concentración de yoduro extratiroideo». Physiol Rev. 41:  p. 189. http://physrev.physiology.org/cgi/reprint/41/1/189.pdf. 
  3. Spitzweg, C., Joba, W., Eisenmenger, W. y Heufelder, AE (1998). «Análisis de expresión del gen del simportador del yoduro de sodio humano en tejidos extratiroideos y clonación de su ácido desoxirribonucleico complementario de la glándula salival, la glándula mamaria y la mucosa gástrica». J Clin Endocrinol Metab. 83:  p. 1746. doi:10.1210 / jc.83.5 .1746. 
  4. Banerjee, RK, Bose, AK, Chakraborty, tK, de, SK and datta, A.G. (1985). «Formación de yodotirosina catalizada por peroxidasa en células dispersas de tejidos extratiroideos de ratón». J Endocrinol. 2:  p. 159. 
  5. Cocchi, M. y Venturi, S. Iodide, función antioxidante y Omega-6 y Omega- 3 ácidos grasos: una nueva hipótesis de una cooperación bioquímica? Progreso en Nutrición, 2000, 2, 15-19
← Sistema gastrointestinal Sistema endocrino Sistema reproductor masculino →
Fisiología humana