Diferencia entre revisiones de «Artes culinarias/Ingredientes/Comino»

sin resumen de edición
Sin resumen de edición
Sin resumen de edición
 
En Canarias es un condimento casi imprescindible en sus miles de mojos.
 
Las semillas de comino provienen de una delicada planta anual, originaria del Mediterráneo oriental y del África del Norte. Es una especia muy antigua, nombrada hasta en el Viejo Testamento.
 
Descripción, Cultivo y Conservación
La planta del comino que pertenece a la familia de las Umbelíferas, prefiere los climas muy calientes, crece hasta 25 cm. Se necesitan 4 meses para que madure la planta. Es preferible sembrar las semillas al comienzo de la primavera y trasplantarlos después a un terreno soleado y bien drenado. Las semillas se recogen cuando inician a cambiar el color y se ponen a madurar primero y se desecan después en paquetes de papel colgados en un lugar bien aereado. Se pueden encontrar enteros o en polvo. Una vez molido, tiende a perder el sabor y el aroma.
 
Uso en cocina
El comino, delicadamente aromático, es un ingrediente fundamental en las cocinas del Norte de África, del Medio Oriente, de la India. En España y en Portugal, es usado para aromatizar salchichas, el arroz y las verduras guisadas. En Marruecos, su característico aroma invade los quioscos, donde se asan las "brochette" (kebab), carne fuertemente aderezada, en la cual predomina el olor del comino. Una ligera tostadura de las semillas, en una sartén sin condimento, exalta el aroma y el sabor del comino.
 
 
{{Esbozo}}
Usuario anónimo